El Sabio se acomoda en el no-actuar

En el mundo todos saben por qué lo bello es bello, y así aparece lo feo.
Todos saben lo que es bueno,
y entonces aparece lo que no es bueno.
Ser y no-ser se engendran mutuamente,
lo difícil y lo fácil se producen mutuamente,
lo largo y lo corto se forman mutuamente,
lo alto y lo bajo se colman mutuamente,
el sentido y el sonido se armonizan mutuamente, delante y detrás se siguen mutuamente,
es una ley constante.
Por eso el sabio se acomoda en el no-actuar, ejercita la enseñanza sin palabras.
Desarróllanse por sí mismos los infinitos seres sin que él les dé comienzo;
y no se impone (a ellos);
los lleva a la perfección.
Justamente porque no se apodera de ellos,
por eso mismo no le abandonan”.
 



(Tao Te Ching; El libro del Tao; Lao Tse; A9 46 II)
Continuar leyendo «El Sabio se acomoda en el no-actuar»