Ideas, experiencias, consecuencias (Alexander Poraj)

Especialmente en estos días, pienso en la famosa oración:

“Señor dame valor para cambiar lo que debo cambiar,

dame paciencia para aceptar lo que no puedo cambiar,

y dame sabiduría para saber qué puedo y qué no puedo cambiar”.

La razón de esto es que a menudo pienso en esta oración al leer los periódicos. Los miro a diario y también encuentro entrevistas con los llamados “expertos”, que no solo difieren en casi todos los aspectos, sino que a menudo se contradicen entre sí.

Lo mismo sucede una y otra vez en mi cabeza. Con respecto a los planes sobre cómo puedo y debo continuar, también descubro algunas «voces expertas» en mí, todas las cuales, con buenos argumentos, presentan sus diferentes enfoques y, por supuesto, saben cómo defenderlos.El problema es el resultado: al final soy tan inteligente como antes y no importa lo que haga o deje de hacer, siempre hay un voto en contra, que luego dice: «¿Es eso correcto?» Me imagino muy bien que es mucho más difícil para las personas que actualmente tienen que tomar decisiones de largo alcance a este respecto que yo.

Ninguno de nosotros puede realmente tomar las decisiones más importantes en este momento. Tenemos valores empíricos, cálculos e ideas.De alguna manera podemos imaginar mucho y sumar dos o más. Pero pudimos hacer eso antes de la pandemia y, sin embargo, no solo nos sorprendió, sino que nos sorprendió completamente sin preparación.

Incluso ahora no podemos recurrir a experiencias comprobadas, sino que tenemos que crear experiencias completamente nuevas.Este hecho requiere mucho coraje. Tú y yo tenemos que encontrar nuestro camino paso a paso y reorganizar muchos procesos de nuestra vida.

Comienza con la rutina diaria y termina ya con imaginar que este punto es particularmente importante para todos. Precisamente porque nadie puede estar 100% seguro de cómo continuará la vida y cuáles serán las consecuencias.

Tenemos dos opciones: a) nuevas ideas sobre cómo será cada día ; o b) centrarnos más en lo que está sucediendo.
Realmente esto ocurre todos los días y ¿qué paso es el más sensato?. La situación actual nos afecta a todos. Ya no hay un lugar, un trabajo o una cuenta bancaria que esté absolutamente protegida de las complejas interdependencias (interpersonales) y uno podría considerarse «seguro» en base a tales supuestos.

Por eso es tan importante que nuestra actitud contemplativa/meditativa, no nos permita alejarnos de lo que realmente está sucediendo, pero nos permita permanecer en el medio de la acción. Esto nos capacita para percibir con mayor precisión lo que realmente está sucediendo y lo que puedo y debo hacer personalmente. Nuestra práctica de la vía en estos tiempos es la forma natural y valiente. Nos lleva a lo que sucede dentro y alrededor de nosotros. Este es el lugar donde inicialmente me llaman para actuar o esperar. En otras palabras, la actitud meditativa puede convertirse en el núcleo de una sabiduría situacional.

Eso sería suficiente.Ninguno de nosotros tiene conocimiento de la sabiduría global y general. Finalmente deberíamos admitir eso también.

Por favor mantente saludable

Desde el Benediktushof: Alexander Poraj (Junio 2020)