Zen día a día. Las relaciones no funcionan (4/5)

Tras haber estado en un buen Sesshin, fuera de mi país, lo que saqué en claro (como siempre) es que, independientemente de dónde vayas, las personas son personas: maravillosas y todas con problemas, como sucede en cualquier parte; de modo que los mismos interrogantes que preocupan a unos, nos atormentan igualmente a nosotros.

Por tanto, quisiera hablarles sobre las ilusiones que albergamos acerca de que las relaciones sí van a funcionar.

En realidad, no funcionan; es así de simple. Nunca ha habido una relación que funcione. Puedes decir: Entonces, ¿ Para qué hago esta práctica si lo que dices es cierto? Lo que provoca que nuestras relaciones sean tan insatisfactorias es el hecho de pretender que funcionen.

De alguna manera, es posible que la vida funcione, pero no partiendo desde el punto de vista de que nosotros podemos hacer algo para que así sea.

En todo lo que hacemos al relacionarnos con otras personas hay expectativas más o menos sutiles.

Pensamos: “De la manera que sea, tengo que entender bien esta relación y hacer que funcione, así conseguiré lo que quiero“. Siempre queremos obtener algo de las personas con quienes nos relacionamos. Ninguno de nosotros puede decir lo contrario. E incluso si evitamos las relaciones, esa postura es otra manera de intentar lograr algo.

(extraído del libro “Zen día a día”, de Charlotte Joko Beck, editado por Gaia. Publicado con permiso del editor)