Zazen: el aprendizaje del camino es un acto íntimo.

Zazen

Zazen: El aprendizaje del camino es un acto íntimo.

El aprendizaje del camino es un acto íntimo, que cada cual realiza por sí mismo. Por eso se ha dicho que el verdadero maestro es zazen. Aprender a hacer Zazen aprendiendo dócilmente de zazen es el correcto aprendizaje.

Maurici Yushin Marassi

El verdadero maestro es zazen, pero zazen es únicamente “sentarse sin buscar nada”.

Dicho de otra manera, se puede comprender “Nada que ganar” como una situación sin ningún premio, sin ningún valor, tanto que zazen se parecería a “un gato que duerme al sol en el balcón”…

En realidad, zazen sin ganar nada, se parece más bien a “un dragón que se acerca al agua, un tigre que retoza en la montaña” (Fukanzazengi).

Si este tipo de impulso, de vida y de entusiasmo no llena el cuerpo y el espíritu, entonces este no será ese tipo de zazen.

En el “zazen – maestro” lo importante se coloca sobre el momento, aquí donde se está, no sobre lo que habéis ganado al final. En otros términos, es un proceso, no un resultado.

Así pues, cada momento es importante, exactamente tan importante como otro momento y ningún momento puede ser obviado.

Es porque no hay nada que hay que ganar que es requerida una diligencia continua.

Desde que esta diligencia desaparece, el espíritu vuelve al espíritu de provecho, o a la negligencia, o a la pereza, y la sentada bien derecha sin ganar nada va a derrumbarse.

Así, esta práctica sin espíritu de provecho es la cosa más pura y más simple, ¡y sin embargo nunca simple!

Se podría decir que no hay nada más difícil.

Issho Fujita